Una corta historia de Halloween del Presidente Monson




¿Cómo celebran Halloween los profetas y apóstoles ? Mientras que todos celebran el 31 de octubre según su propia manera, esta historia, compartida por el presidente Thomas S. Monson en la conferencia general del 2006, detalla el recuerdo del Halloween favorito del presidente Monson. Y, como es típico de nuestro amado profeta, los únicos espíritus o fantasmas que lo acompañaron en esa noche de fiesta eran el espíritu de servicio y el Espíritu Santo.
"Hace muchos años, en una noche de brujas, tuve el privilegio de ayudar a una persona que por un tiempo se había descarriado del camino y que necesitaba una mano de ayuda para regresar. Manejaba de regreso a casa desde la oficina; era bastante tarde; había estado haciendo tiempo para dejar que mi esposa se encargara de los visitantes que vendrían a pedir dulces. Al pasar el hospital St. Mark’s en Salt Lake City, recordé que Max, un buen amigo, yacía enfermo en ese mismo hospital. Cuando nos conocimos, años atrás, nos dimos cuenta de que habíamos vivido en el mismo barrio aunque en diferentes épocas. Cuando nací, Max y sus padres se habían mudado del barrio.
Esa noche de brujas, estacioné el auto y entré al hospital. Al preguntar el número de su cuarto al encargado, se me informó que cuando Max había ingresado en el hospital, había declarado que no era SUD, sino que era de otra Iglesia.
Entré al cuarto de Max y lo saludé. Le dije cuán orgulloso me sentía de ser su amigo y cuánto me preocupaba por él. Hablé de su carrera en el banco y de sus actividades fuera del trabajo como director de orquesta. Me enteré de que se había ofendido por un par de comentarios de otras personas y que había decidido asistir a otra Iglesia. Le dije: “Max, tú posees el sacerdocio de Melquisedec. Me gustaría darte una bendición esta noche”. 
El aceptó, y se efectuó la bendición; después, me informó que su esposa, Bernice, también estaba muy enferma y que, de hecho, se encontraba en el cuarto de al lado. Invité a Max para que me acompañara a darle una bendición. Me pidió que lo ayudara, le expliqué como hacerlo y él ungió a su esposa. Hubo lágrimas y abrazos por doquier después de que sellé la unción con Max, sus manos sobre la cabeza de su esposa junto a las mías; lo cual hizo de esa noche de brujas una que siempre recordaremos.




Al salir del hospital esa noche, me detuve y le dije a la recepcionista que, con el permiso de Max y de su esposa, los registros personales de ellos deberían corregirse para reflejar su membresía en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esperé y observé hasta que el cambio se había efectuado.
Mis dos amigos Max y Bernice se encuentran ahora del otro lado del velo, pero pasaron los últimos días de su vida activos y contentos, y recibieron las bendiciones que proceden de tener un testimonio del Evangelio y de asistir a la Iglesia."

Quizás te gustará: "Presidente Packer contó la Historia de un Fantasma"


Una corta historia de Halloween del Presidente Monson Una corta historia de Halloween del Presidente Monson Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 23:25:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.