4 Testigos Mujeres de la Traducción del Libro de Mormón



por Mariana Holman. Traducido por Hernán Toledo M.
Dentro de las primeras páginas del Libro de Mormón, los lectores se encuentran con los nombres de 11 testigos, de los que cada uno que ha firmado su nombre como alguien que, ha visto o tocado las antiguas planchas que José Smith utilizó para traducir el Libro de Mormón.

Aunque sus nombres no están incluidos en la lista oficial, cuatro mujeres se pueden añadir como testigos adicionales de la realidad física y proceso divino por medio del cual José Smith tradujo el Libro de Mormón.
"Cada una de estas mujeres - María Whitmer, Lucy Mack Smith, Lucy Harris y Emma Smith - ayudaron en la traducción del Libro de Mormón y ofrecieron su propio testimonio de la realidad de las planchas", dijo Amy Easton durante una de las sesiones del Simposio Sperry, el 23 de octubre. "Al reconocer sus contribuciones, no sólo ponemos a las mujeres otra vez en la narrativa de la que eran actores integrales, sino también ampliamos el alcance de las formas de testimonio y lo que significa ser un testigo."
Reconociendo que los cuatro nombres son familiares para muchos miembros de la Iglesia, la hermana Easton se reunió con Rachel Cope, ambos profesores asistentes en el departamento de religión en la Universidad de Brigham Young, para intercambiar puntos de vista con respecto a la importancia del papel que las cuatro mujeres jugaron en la traducción del Libro de Mormón.
"El tacto, el sonido, las impresiones espirituales y las visiones pueden de hecho explicar como estas mujeres ilustran tan claramente, una experiencia más duradera y más potente que si fuera sólo con la vista", dijo la hermana Easton-Flake. "A su vez, a través de éstas testigos mujeres, vemos como la traducción del Libro de Mormón requirió colaboración de la comunidad - trabajando juntos en este importante proyecto - hombres y mujeres, jóvenes y viejos, familiares y amigos."
María Musselman Whitmer
A veces referida por los historiadores como la "testigo número 12" debido a su experiencia paralela a la de los testigos canonizados, Mary Whitmer es la única mujer de la que se sabe que ha visto físicamente las placas, dijo la hermana Easton.
En junio de 1829, María y su esposo, Peter Whitmer, abrieron su casa a José y Emma Smith y Oliverio Cowdery. Debido a la hospitalidad de los Whitmers, José fue capaz de enfocar sus esfuerzos en la traducción, lo que permitió que el proceso avanzara rápidamente.
Interior de la Casa de los Whitmer. 


En la dirección de una gran familia y sus propias y muchas responsabilidades en casa, Mary Whitmer comenzó a sentir que su labor era demasiada. Como esos sentimientos comenzaron a crecer, un desconocido se le apareció, explicándole la gran obra que se estaba realizando en su casa y le mostró las planchas. Él la animó en su trabajo y pronto desapareció.
Debido a esa experiencia, María pudo continuar en sus labores, ayudando a que la obra continuara rápido. Muchos en su familia más tarde serían testigos de las planchas.
Aunque los miembros de la familia Whitmer tuvieron un enfrentamiento con la Iglesia, María es una de las que "nunca se alteró o negó su testimonio de la realidad de [las planchas'], su origen divino y el mensaje contenido en el libro traducido."
Lucy Mack Smith
"Como historiadora y participante en los hechos que rodearon la traducción y publicación del Libro de Mormón, Lucy Mack Smith presentó diversas formas de dar testimonio de lo visual, incluyendo el mantenimiento de registros, las experiencias sensoriales y las impresiones espirituales", dijo la hermana Cope.
El profeta José solía compartir sus experiencias con su familia, incluida la descripción delas planchas desde incluso antes que ellos las tuvieran en su poder.
"A pesar de que los Smith carecían de evidencia tangible de las planchas en este momento, experimentaron confirmación espiritual y por lo tanto esperaban ansiosos el día en que José recibiría el registro importante que había descrito,". "En conjunto, la familia se convirtió en testigo del Libro de Mormón, incluso antes de que José obtuviera las planchas."
Después de que José había obtenido las planchas, Lucy y otros miembros de la familia vieron su forma a través de la tela que las cubría, y hasta ellos mismos las transportan en ocasiones.
Además del testimonio visual y sonoro, Lucy podría ayudar a encontrar escondites para la protección de las planchas, y a menudo defendió la realidad de estas.
Lucy Harris
"Sé que es un poco más inusual, pero creo que hay un poco más que su historia de lo que conocemos", dijo la hermana Cope. "Dentro de las páginas de su libro de memorias, Lucy Mack Smith presenta a sus lectores a Lucy Harris. Aunque a Lucy Harris típicamente se le recuerda por su antagonismo hacia el Libro de Mormón ... es importante reconocer que la historia de Lucy Smith revela otra cara de esta compleja figura".
Poco después de que José y Emma habían obtenido las planchas, José le preguntó a su madre si ella iba a hablar con su conocido "rico", Martin Harris. La madre estuvo de acuerdo, pero decidió reunirse primero con la esposa de Harris.
Según el relato de Lucy Smith, Lucy Harris estaba intrigado y expresó un interés inmediato en las planchas, ofreciendo donar una suma considerable de dinero de su propio bolsillo para los esfuerzos de traducción de José. Pero antes de la donación, Lucy Harris quería ver las planchas y José se negó.
"[Lucy] Harris, que se alojaba en la casa de Smith durante la noche, se retiró a la cama después de su conversación con José", dijo la hermana Cope. "A la mañana siguiente, Lucy Harris compartió una experiencia muy notable que había tenido esa noche con la familia Smith."
En su sueño, recordó un personaje que se le apareció y le reprendió por interferir con el trabajo. El ángel entonces le mostró las planchas, lo que resulta en un testimonio poderoso. Al despertar, Lucy Harris insistió en dar a José "$28" - dinero personal que había recibido de su madre antes de que muriera.
"Aunque Lucy Harris finalmente llegó a ser antagónica a la obra, ... Lucy Smith confesó que ella siguió creyendo en su realidad física", dijo la hermana Cope.
Emma Smith


Siendo la persona más cercana a José y junto a él desde el principio hasta el final del proceso de traducción, Emma "era sin duda más íntimamente involucrada con la salida a luz del Libro de Mormón que cualquier otra persona, además de José", dijo la hermana Easton.
La participación de Emma comenzó el día en que acompañó a José al cerro Cumorah para obtener las planchas y continuó más tarde actuando como escriba, presenciando el proceso de traducción. Aunque ella nunca vio las planchas, a veces las planchas fueron guardadas debajo de su cama, y ella a veces las movía mientras limpiaba y otras veces las veía envueltas en un paño pequeño.
"Su testimonio de las planchas físicamente nos lleva a una nueva dimensión cuando describe, "la localización de su contorno y la forma'", dijo la hermana Easton. "Ella informa que las planchas parecían ser flexibles y crujían con un sonido metálico. ... Esta seguridad completa de la realidad de las planchas - a pesar de no verlas - es una poderosa declaración sobre la validez de todos los testigos de ver más allá de lo visual. ...
---
"Casi dos siglos después, los milagros de esta gran obra pueden resonar más y fomentar más fe cuando reconocemos cómo Dios usó a hombres y mujeres dedicados para traer esta gran obra de traducción y restauración."



4 Testigos Mujeres de la Traducción del Libro de Mormón 4 Testigos Mujeres de la Traducción del Libro de Mormón Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 16:05:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.