Cómo perdí 18 kilos viviendo la Palabra de Sabiduría




Mi nombre es Jenny. Y soy una choco-adicta. Vengo de una larga lista de choco-adictos mormones. ¿Qué puedo decir? Está en mi sangre. Desde que tenía alrededor de 12 años, tenía sobrepeso. La comida grasosa siempre fue un vicio para mí. Y nunca disfruté el ejercicio. Combinen esos dos hechos, y obtendrán una receta para la mala salud.
Me embarqué en mi misión como una misionera bastante "pesada". Y mis tres semanas en el CCM solo empeoraron las cosas (¡gracias, cafetería del CCM!). Pero cuando llegué a la pequeña isla de La Reunión, a 400 millas de la costa de Madagascar, rápidamente descubrí que sería demasiado fácil tener sobrepeso. Esta hermosa isla francesa está repleta de fascinante cocina francesa y chocolates, comida india, y todo tipo de otras delicias grasosas.
Estuve allí unos 6 meses cuando estudiaba la Palabra de Sabiduría para enseñarle a un investigador. Y me di cuenta que yo no vivía la Palabra de Sabiduría muy bien. Fue como si un rayo me hubiera golpeado. No comía la comida más saludable, detestaba la media hora entre las 6:30 y las 7 am, cuando se suponía que debía hacer ejercicio, y simplemente dicho: me sentía débil.
Honestamente, sentí que no tenía la bendición del Señor: "caminarán sin desmayarse, correrán sin fatigarse" (lo que de hecho hice una vez).


Pero afortunadamente tuve una compañera que era completamente diferente de mí. Ella tenía que salir a correr todas las mañanas o por la noche solo para mantenerse cuerda, así que corríamos. Decidimos vivir la Palabra de Sabiduría mejor. Nuestra isla tropical podría haber estado llena de arroz y chocolate, pero también estaba repleta de frutas y verduras tropicales. ¡Y me enamoré de todas ellas! Incluso aprendí a que me gustaran los tomates, un milagro que mis padres nunca pensaron que sucedería. Así que aumentamos nuestra ingesta de verduras, proteínas y frutas. Despedimos el chocolate y los baguettes. Y corrimos todos los días en el estacionamiento de la iglesia al lado de nuestra pensión.
Y dado que todos estos hábitos saludables que la Palabra de Sabiduría alienta son totalmente ajenos a mi cuerpo, los kilos simplemente se fueron. Finalmente estaba aprendiendo cómo tratar mi cuerpo como el instrumento y el templo que es. Descubrí que tenía más energía comiendo "cada fruta de la temporada" con "prudencia y acción de gracias". ¡Finalmente, podía caminar por esas colinas sin sentir que iba a morir en la cima!
Ahora no estoy diciendo que solo viviendo la Palabra de Sabiduría, perderán una tonelada de peso. Todos son únicos. Todo lo que sé es que necesitaba seriamente ese golpe para ayudarme a darme cuenta de que mi cuerpo podría ser más una bendición que una carga. Y que si podía sentirme bien en mi propio cuerpo.
Pero sé que nada de eso hubiera sido posible si no hubiera estudiado y orado mucho acerca de la Palabra de Sabiduría. La mayoría de las veces pensamos que es una lista de "no", ¡pero también es una gran lista de cosas por hacer!


Finalmente entendí la conexión vital de un cuerpo fuerte con una mente fuerte. Mucha gente olvida que una de las mayores bendiciones de vivir la Palabra de Sabiduría no es solo la buena salud. Es la capacidad de recibir "sabiduría y grandes tesoros de conocimiento, incluso tesoros escondidos", gemas espirituales de revelación, si se quiere.
Al final de mi misión, había encontrado "tesoros escondidos" de bondad y revelación espiritual, en parte, lo sé, debido a mi dedicación a vivir la Palabra de Sabiduría más plenamente. Ahora no estoy diciendo que vivir la Palabra de Sabiduría les transformará instantáneamente en un físico culturista, pero revitalizará sus cuerpos y sus espíritus. Puedo decirles eso. Y los 20 kilos que ya no tengo que cargar pueden decirlo también.
Fuente: ldsliving


Cómo perdí 18 kilos viviendo la Palabra de Sabiduría Cómo perdí 18 kilos viviendo la Palabra de Sabiduría Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 13:48:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.