Cargas Pesadas: Qué Hacer Cuando es Difícil Perdonar




C.S Lewis dijo: "Ser cristiano significa perdonar lo inexcusable, porque Dios ha perdonado lo inexcusable en ti". Sin embargo, a veces, mientras nuestras cabezas saben que esto es correcto, nuestros corazones no pueden perdonar. La transgresión puede ser demasiado dolorosa, demasiado cruda, o estamos enojados y queremos una retribución por esta injusticia percibida. Esta incapacidad para perdonar puede causar pesadas cargas e interferir con nuestras vidas cotidianas. Puede conducir a un punto final en el que pueda consumirnos, ocupar nuestros pensamientos y conducirnos a un ciclo de desdicha y desaliento. Como Santos de los Últimos Días, sabemos que el propósito de esta vida es la felicidad ahora y en la vida venidera.
Como Dieter F Uchtdorf dice:
"No debemos esperar para ser felices hasta que alcancemos algún punto futuro, solo para descubrir que la felicidad ya estaba disponible, ¡todo el tiempo! La vida no debe ser apreciada solo en retrospectiva. Este es el día que el Señor hizo, escribió el salmista. Regocíjate y alégrate en ello".
Entonces cómo podemos hacer esto? ¿Cómo podemos liberarnos de este ciclo y regocijarnos en el día? Aquí hay algunas cosas para tener en cuenta.


1. El perdón debe ser positivo
"No es necesario prenderse uno mismo en fuego para mantener a otras personas calientes". -Anónimo
Sí, eso es correcto, no estás obligado a ayudar a otros a tu propio costo. Como cristianos, ¿cuántas veces pensamos que no estamos siendo buenos cristianos si no podemos poner la otra mejilla? Sin embargo, esto no es de lo que trata el perdón.
El perdón no es:
  • Minimizar el abuso
  • Olvidar completamente la ofensa
  • Aceptar la culpa
  • Comportamiento de excusa
Uno de los temas predominantes con respecto al perdón es la necesidad de que la persona no vuelva a pecar. Cristo aclara este punto en Juan 8: 11-12:
"Vete, y no peques más... Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida."
Como lo indica esta escritura, al minimizar el abuso, aceptar la culpa o excusar el comportamiento, no le está permitiendo al transgresor la oportunidad de arrepentirse. No les estás dando la posibilidad de poner sus vidas en orden. Es importante poder darse cuenta de lo que han hecho y cambiar su comportamiento. Los estás absolviendo de la culpa.
2. Tu felicidad es TUYA
"El resentimiento es como beber veneno y luego esperar que mate a tus enemigos". Nelson Mandela
Tu propia felicidad no debería depender de las acciones de los demás. Una vez que hayas reconocido lo que sucedió y haya validado tus sentimientos, debe continuar independientemente de lo que haga la otra persona. No estás a cargo del albedrío de otra persona. En su discurso, El Poder Curativo del Perdón James E. Faust dice:
"Una de estas razones es esperar a que los malhechores se arrepientan antes de que los perdonemos. Sin embargo, tal retraso nos hace perder la paz y la felicidad que podría ser nuestra. La insensatez de refutar los dolores de mucho tiempo pasado no trae felicidad".
Parte de perdonar es permitir que la expiación funcione en nuestras vidas. No podemos hacer esto si nos reprimimos esperando las acciones de los demás.
El perdón tampoco significa que tenemos que restaurar la relación. Si estar con alguien te pone en una situación peligrosa o abusiva, mental, espiritual o físicamente, está bien perdonarlos, pero debes protegerte y alejarte de esa influencia.


3. Cultiva una actitud indulgente
El perdón es un atributo divino y, como tal, uno no puede perdonar sin amor. El perdón es un acto de caridad.
1 Corintios 13 entra en gran detalle sobre qué es la caridad y la importancia de la misma. Una parte que realmente nos destaca "Todo lo transporta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta". Al perdonar a los demás, expresamos ese amor de Dios y creemos y esperamos que salgan mejores cosas de ese acto. El perdón debe ser sincero para que funcione. Si no estás en el lugar donde sientes que puedes perdonar a otro, pídele a Dios en oración por ese deseo y cambio de tu corazón. A medida que perdonamos a los demás y dejamos ir los resentimientos y rencores, podemos ver la expiación trabajando en nuestras vidas y las vidas de quienes nos rodean.
El perdón verdadero viene amando a la persona. Queremos perdonarlos, queremos verlos progresar, arrepentirse y mejorar. Esto no debería ser a expensas de nosotros mismos, sino porque los reconocemos como hijos de Dios, independientemente de sus transgresiones. Nos damos cuenta de que no hay nada que nos acerque más a nuestro Padre Celestial y luego emulemos al Salvador siendo amables, mansos y sufriendo mucho tiempo. Mantenernos en la amargura y la ira solo endurecerá nuestros corazones y nos alejará de la comodidad que buscamos. Puede ser muy difícil perdonar a alguien, pero al hacerlo nos estamos devolviendo el regalo de nuestra propia agencia. Nos estamos liberando de la esclavitud y de vernos a nosotros mismos como Dios nos ve, el perdón no debilita a las personas, hace que alguien sea fuerte y eso es algo que todos debemos recordar.
Fuente: MM





Cargas Pesadas: Qué Hacer Cuando es Difícil Perdonar Cargas Pesadas: Qué Hacer Cuando es Difícil Perdonar Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 16:04:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.