Cómo se perdió una Generación por sólo un Comentario e Indiferencia




Marion D. Hanks cuenta la historia de un hombre que lo abordó un día en la Manzana del Templo. En respuesta a la pregunta del élder Hanks sobre el problema, el hombre contó su historia:
A los 19 años, fue expulsado de [una capilla SUD] por un consejero del obispo que había sido convocado para resolver la problemática del chico en las clases, por un mal comportamiento. Una cosa que de las que se dijo este hombre ha recordado por casi 60 años. Cuando fue expulsado, alguien objetó y pidió que no lo expulsaran de la capilla. La respuesta que vino del consejero que estaba a cargo de tomar la decisión fue: "Ah, déjalo ir. ¡Es solo un niño!"
Él se fue, y nunca regresó, ni hubo visitas, nunca hubo derramamiento o aumento del amor que debería seguir a la reprensión, según el Señor.
Se mudó a otra área, se casó, tuvo una familia. Su esposa falleció y se casó de nuevo; su segunda esposa murió después de tener una familia también. Había llegado a Salt Lake City ante la insistencia de su tercera esposa, quien, habiendo sido instruida por los misioneros y convertida a los principios del Evangelio, lo había traído aquí con la esperanza de que de alguna manera pudiera sentirse conmovido.


Le pregunté . . . cuántos descendientes vivientes tenía. Él los contó y respondió: "Cincuenta y cuatro". Luego le pregunté, cuántos de ellos son miembros de la Iglesia. Él dijo: "Huh, ninguno de ellos es miembro de la Iglesia. Son un grupo bastante duro".
Ahora, ¿qué dijo el consejero del obispo cuando lo expulsó por la puerta esa mañana? Sólo un chico? ¿Sólo uno? Este "uno" en su propia vida se ha convertido, en efecto, en una multitud, y la corriente ha comenzado a correr, y cada uno de ellos negó, según su propio testimonio, el amor del evangelio y la hermandad de los Santos, la calidez, la fuerza y dirección de los programas de la Iglesia.
Ahora podemos entender un poco más por qué el Señor dijo que una sola alma era preciosa para él.
Fuente: ldsliving



Cómo se perdió una Generación por sólo un Comentario e Indiferencia Cómo se perdió una Generación por sólo un Comentario e Indiferencia Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 16:14:00 Rating: 5

2 comentarios:

  1. Imaginen, cómo se siente una esposa, luego de ver la excomunión de su esposo y ver que prácticamente todo el barrio aplica la ley del hielo para toda la familia, Sociedad de Socorro, mujeres jóvenes y primaria y los líderes ni se diga. Cuando más los necesité, nadie siquiera se acercó a dar una palabra de aliento, al contrario, siempre nos vieron como si apestaramos. Eso de a poco ha ido alejándonos y lo peor... ni una sola visita, llamada o mensaje, simplemente para nuestros líderes no existimos. Que dolor tan fuerte es vivir así, cuando más necesitábamos a nuestros «hermanos».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por atreverse a decirlo. No obstante, algo a destacar "Anónimo" es que así como los demás tenemos siempre el deber de socorrer, usted tiene el primer deber de renovar sus convenios, de fortalecer su fe y relación personal con Dios, independientemente a que haya piedras de tropiezo, aún entre hermanos. Dios más le ayudará si está una situación adversa.

      Eliminar

Con tecnología de Blogger.