Donde Radica el Desacuerdo sobre la Trinidad


Un desacuerdo fundamental entre el cristianismo de los Santos de los Últimos Días y las principales corrientes del cristianismo tiene que ver con la doctrina de la Trinidad. Tanto personas fuera de la iglesia así como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comúnmente dicen que los mormones rechazan esta doctrina.

Pero esto no es del todo cierto, y es importante ser precisos sobre dónde en realidad radica el desacuerdo. El trinitarismo tradicional dominante se basa en cinco proposiciones:

1.- El Padre es Dios.
2.- El Hijo es Dios.
3.- El Espíritu Santo es Dios.
4.- El Padre no es el Hijo, el Hijo no es el Espíritu Santo y el Espíritu Santo no es el Padre.
5.- Hay un Dios, y sólo un Dios.

Tanto las principales corrientes cristianas como los Santos de los Últimos Días aceptan las cinco proposiciones. Son pocas declaraciones pero las cinco están claramente basados en las escrituras. Tomemos el N° 5, por ejemplo: "Escucha, oh Israel", mandá Deuteronomio 6:4 : " Jehová nuestro Dios, Jehová uno es" (Compárese con Isaías 44: 6; 46: 9 ; Marcos 12:29 ; Santiago 2: 19). En el Nuevo Testamento, 1 Corintios 8:6 también enseña claramente que hay un solo Dios, aunque en realidad parece distinguir a Jesucristo como un "Señor" de ese unico "Dios, el Padre", una formulación que parece más compatible con la visión Santo de los Últimos Días que con el Trinitarianismo "ortodoxo". (Compárese con 1 Timoteo 2: 5 ; Moisés 1:6)


Significativamente, quizás las declaraciones escriturales más claras de la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo aparecen en textos distintivamente mormones (Por ejemplo, en 2 Nefi 31:21 , Alma 11: 28-29, 44 , Mormón 7: 7 , Éter 2: 8 ; Doctrina y Convenios 20:19, 28 ; compárase "El testimonio de tres testigos"). Por lo tanto, las escrituras de los Santos de los Últimos Días declaran que hay un solo Dios.

Ni los cristianos tradicionales ni los Santos de los Últimos Días niegan la deidad del Padre, y ambos proclaman la divinidad del Hijo de Dios. (Véase, por ejemplo, 2 Nefi 11: 7.) Además, la divinidad del Espíritu Santo, que se afirma en prácticamente todos los credos cristianos predominantes, también se declara repetidamente en los pasajes de las Escrituras de los Santos de los Últimos Días citados anteriormente.

Los Santos de los Últimos Días y otros cristianos también están de acuerdo con la proposición N° 4, que afirma que el Padre no es el Hijo y que el Hijo no es el Espíritu Santo y que el Espíritu Santo no es el Padre. El llamado Credo de Atanasio, un documento que data de finales del siglo quinto o principios del siglo sexto después de Cristo y, en consecuencia, no fue escrito por San Atanasio de Alejandría (muerto en 373 dC), proporciona el lenguaje teológico occidental estándar para esto, al hablar de adorar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como un solo Dios, mientras que, al mismo tiempo, "sin confundir las Personas".

Pero seguramente nadie puede acusar a los Santos de los Últimos Días de "confundirlos". Durante su Primera Visión de 1820, José Smith vio al Padre y al Hijo como personajes distintos. "Al reposar sobre mí la luz", recordó en José Smith - Historia 1:17 , "Vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Este es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo! "




"El Padre tiene un cuerpo de carne y huesos, tangible como el del hombre", enseñó José en abril de 1843, "así también el Hijo; pero el Espíritu Santo no tiene un cuerpo de carne y huesos, sino es un personaje de Espíritu. De no ser así, el Espíritu Santo no podría morar en nosotros."( Doctrina y Convenios 130: 22).

"Siempre he declarado", dijo el 16 de junio de 1844, menos de dos semanas antes de su asesinato, "que Dios es un Personaje distinto, que Jesucristo es un Personaje aparte y distinto de Dios el Padre, y que el Espíritu Santo es otro Personaje distinto, y es espíritu; y estos tres constituyen tres Personajes distintos y tres Dioses"(History of the Church 6:74).

Entonces, ¿Cómo es que las principales corrientes cristianas y los Santos de los Últimos Días aceptan las cinco proposiciones que fundamentan la doctrina de la Trinidad cristiana tradicional y sin embargo, los Santos de los Últimos Días rechazan esa doctrina tradicional? Claramente, la diferencia se reduce a lo que cada grupo entiende exactamente cuando se afirma, como lo hacen ambos grupos, que hay un solo Dios.

El uso de José Smith de la frase "tres Dioses" en su declaración de junio de 1844 es importante aquí. Los Santos de los Últimos Días y las principales corrientes cristianas usan el término "uno" de maneras dramáticamente diferentes. Los mormones insisten en una perfecta unidad divina en mente y en voluntad; el trinitarismo tradicional, lo extrae de un concepto de la filosofía griega antigua, agregandole una unidad de "sustancia". En un sentido importante, hay verdaderamente un solo Dios. Pero el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son personajes distintos, y José, por lo tanto, no tenía miedo de llamarlos en otro sentido tres "Dioses".

Este artículo fue originalmente escrito por Daniel Peterson y publicado en deseretnews.com, titulado “Defending the Faith: Where the disagreement lies”. Traducido al español por Dastin Cruz (Administrador de mundomormon.org)




Donde Radica el Desacuerdo sobre la Trinidad Donde Radica el Desacuerdo sobre la Trinidad Reviewed by Dastin Cruz on 16:12:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.