La peor charla misional que jamás escuchó un misionero y la hermosa lección que aprendió

"Ni mi palabra ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder" - 1 Corintios 2:4
El nuevo misionero líder del distrito no podía creer lo que estaba escuchando. Estaba escuchando al élder Parker, que había estado en la misión por casi dos años, tropezando al dar la primera charla. Cualquier misionero digno que hubiera estado en el campo misional por tres semanas o más conocía la primera charla, pero el élder Parker no. La sesión de estudio de la mañana terminó, y el élder Parker se fue con su compañero.

El nuevo líder del distrito se volvió hacia su compañero, negó con la cabeza y dijo: "Esa es la peor primera charla que jamás he escuchado. ¿No está el élder Parker lo suficientemente dedicado como para aprender sus charlas misionales? "Su compañero se sorprendió de que no él supiera las charlas misionales; siempre había sentido que el élder Parker era un excelente misionero."

El día siguiente era su primera reunión de distrito del mes, y cada una de los compañerismos debía venir preparados para compartir sus metas para el nuevo mes. No era una misión fácil para bautizar, y las metas bautismales de cada compañerismo oscilaba entre tres y cinco personas. Entonces fue el turno del élder Parker para compartir su meta bautismal para el mes. Cuando él dijo que planeaban bautizar a veinte personas ese mes, el líder del distrito casi se rió en voz alta. Pensó, el élder Parker ni siquiera conoce la primera charla, pero va a bautizar a veinte personas. Esto tengo que verlo.

La semana siguiente, cuando los misioneros se reunieron, los únicos élderes que habían bautizado eran el élder Parker y su compañero. Habían bautizado a cinco personas. El líder del distrito quería saber cómo el élder Parker podía bautizar a tantos a pesar de no saber las charlas misionales, por lo que pidió ir con el élder Parker la próxima vez que iba a dar una primera charla misional.

Al día siguiente, el líder del distrito recibió una llamada telefónica y fue invitado a ir con el élder Parker a la mañana siguiente para ayudarlo a enseñar la primera charla misional a una familia interesada. En aquellos días, las charlas misionales se memorizaban y se daban casi palabra por palabra. Los misioneros se turnaban, cada uno daba algunos párrafos y cambiando de uno a otro, por lo que parecía una charla informal. El élder Parker comenzó la charla y arruinó por completo la primera parte. El líder del distrito tomó su turno e intentó devolver algo de orden al flujo de la charla. Entonces fue el turno del élder Parker, saltó por completo varios párrafos claves. Al final de la charla misional, el líder del distrito estaba totalmente desorientado y confundido. Él sentía que la familia probablemente se sentía de la misma manera.

Cuando terminó la charla, el élder Parker se inclinó hacia adelante y puso su mano sobre el brazo del padre de la familia. Luego lo miró directamente a los ojos, le dijo cuánto lo amaba a él y a su familia, y compartió uno de los testimonios más humildes y poderosos que el líder del distrito alguna vez había escuchado. Cuando terminó, cada miembro de la familia, incluido el padre, y los dos élderes tenían lágrimas corriendo por sus mejillas. Luego, el élder Parker le enseñó a su padre a orar, y todos se arrodillaron mientras el padre oraba para que pudieran recibir sus propios testimonios y agradeció a nuestro Padre Celestial por el gran amor que sentía. Dos semanas más tarde toda la familia fue bautizada.

Mientras se alejaban del lugar de la charla, el élder Parker se disculpó con el líder del distrito. Le dijo que se sentía mal porque no conocía mejor las charlas misionales. Dijo que siempre había tenido un problema con la memorización. Él dijo que se levantaba a las 5:30 en lugar de las 6:00 cada mañana y pasaba dos horas estudiando las charlas misionales, pero nunca los recordaba bien cuando llegaba el momento de enseñar. Explicó que se arrodilló en oración antes de enseñar a cada familia y habló con nuestro Padre Celestial sobre su problema. Le pedía a nuestro Padre Celestial que lo bendijera para que cuando diera su testimonio, la gente sintiera su amor y el Espíritu y supiera que se les estaba enseñando la verdad.

De forma humilde, el líder del distrito pasó el resto del día meditando sobre lo que había aprendido sobre la enseñanza del Evangelio. Por primera vez, se dio cuenta de que no eran las charlas misionales sino el amor y el Espíritu lo que convertía a las personas al Evangelio. El líder del distrito nunca enseñó el Evangelio de la misma manera otra vez.

Este artículo fue escrito por Allan K. Burgess y Max H. Molgard y publicado en ldsliving.com con el título "The Worst Discussion This Missionary Ever Heard and the Beautiful Lesson It Taught Him" Traducido y publicado al español por Dastin Cruz (Administrador de mundomormon.org)
La peor charla misional que jamás escuchó un misionero y la hermosa lección que aprendió La peor charla misional que jamás escuchó un misionero y la hermosa lección que aprendió Reviewed by Dastin Cruz on 15:27:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.