"Es difícil relacionarme con los miembros de la Iglesia": Pensamientos honestos de un converso sobre cómo hacer que nuestros barrios sean más inclusivos




por Jimmy Birman

Soy un converso de la Iglesia por más de 18 años. Después de casarme con mi esposa, también converso, di el salto al bautismo a la edad de 24 años. Recuerdo que quería convertirme a la Iglesia porque tendría mi propio testimonio, no para agradar a mi esposa, así que antes de fijar mi fecha de bautismo, tuve las lecciones con tres grupos de misioneros. Todas las experiencias fueron diferentes pero impactantes en mi vida, por varias razones. Pero este artículo no trata de mi bautismo o historia de conversión. Este artículo es sobre las luchas que tengo relacionadas con los miembros de la Iglesia en general.

He vivido en cuatro estados diferentes y he sido parte de unos 14 barrios diferentes durante mis más de 18 años como miembro, pero en todos los lugares he tenido problemas para relacionarme con otros miembros de la Iglesia. Un ejemplo perfecto de esto vino durante una reciente reunión del quórum de élderes. Estábamos discutiendo una charla de la conferencia general de abril de 2018 sobre las tres áreas en las que las familias deben centrarse mientras enseñan a los niños en casa: oración familiar, estudio de las Escrituras en familia y noche de hogar. Los tres principios, creo, son piezas fundamentales para enseñar a nuestros hijos en el hogar.

Aquí es donde tengo problemas para relacionarme. El quórum de élderes en mi barrio está formado por hermanos desde la edad de 18 hasta los mayores, por lo que existe una gran variedad de diferencias de edad y experiencias, pero la mayoría de los hermanos no tienen un punto de vista como el mío. Todas las discusiones se centraron en ejemplos pioneros o experiencias personales de crecer en familias activas que practicaban las tres cosas en su hogar con bastante frecuencia. No estoy hablando de ser perfecto en estas tres áreas, pero sus experiencias fueron de recuerdos que involucran la oración familiar, el estudio de las Escrituras en familia y la noche de hogar. Casi nadie habló con una experiencia diferente y me pregunto por qué es así.


Yo no crecí con estas cosas. No crecí con mucha religión o estructura en absoluto. Mis experiencias de crecimiento son muy parecidas a las de otros conversos de la Iglesia, experiencias mundanas. Crecí con una madre soltera que trabajaba la mayor parte del día. Fui a la escuela, tuve amigos y jugué deportes. Pasé mi tiempo haciendo cosas mundanas que no estaban de acuerdo con el evangelio. Fui a conciertos de rock alocados y hablaba como el mundo habla, con un lenguaje vulgar. Hice esto porque esto era todo lo que sabía. Mis experiencias no se parecen en nada a lo que estaba escuchando. ¿Dónde estaba mi voz? ¿Por qué no había experiencias con las que pudiera identificarme? ¿Por qué me incomodaba dar mi opinión y mis experiencias?

Mientras estaba sentado en el quórum de élderes ese domingo, me sentí de la misma manera que antes: triste, avergonzado, desterrado, y no digno. A medida que reflexionaba más, me deprimí y desanimé más porque sigo quedándome corto en estas áreas. En lugar de enseñar cómo podemos mejorar en estas áreas, gran parte de la discusión fue sobre cuán bien los élderes ya practican estos principios.

Me pregunté a mí mismo, ¿hay otras personas en estas salas que sienten lo mismo o solo soy yo? ¿Todos parecen perfectos o tienen miedo de discutir sus imperfecciones? ¿Por qué no puedo abrir mi boca para compartir mi historia? ¿Es porque estoy demasiado avergonzado o es porque siento que nadie se relaciona con mi historia o experiencias?

Ese domingo me fui a casa sintiéndome peor acerca de mí y de mi situación que antes de ir a la iglesia.

Al día siguiente, le conté a mi esposa cómo me sentía y ella lo entendió. También me dijo que el evangelio es verdadero y perfecto, pero que las personas no lo son. Ella me dijo que tenía voz y que mi voz debía ser escuchada porque ella cree que hay muchos en la Iglesia que sienten lo mismo. Hizo un gran comentario que nunca olvidaré. Ella dijo: "Tu experiencia debe ser compartida y deben haber más personas dispuestas a compartir sus experiencias no tan perfectas para ayudar a que la reunión se sienta inclusiva y no exclusiva".

Creo que a veces, en lugar de enseñar con el Espíritu, la gente enseña desde su propia experiencia. Si esta experiencia es estrecha, solo se escucha una voz. Aquellos que crecen con diferentes experiencias tienden a sentirse juzgados y castigados en lugar de ser instruidos sobre los principios que se les enseñan. Si bien el uso de experiencias personales en una lección ayuda a personalizar la lección, la lección debe ser enseñada de una manera que incluya la gran diversidad de los miembros de la Iglesia. Las experiencias son importantes en una clase, pero la importancia de una lección es enseñar e instruir sobre cómo crecer como miembro del evangelio.

Hay formas en que podríamos ser capaces de lograr esto. Encuentro que acercarme a aquellos que conozco que provienen de experiencias diferentes, antes de dar una lección, me brinda diferentes perspectivas para considerar durante la preparación. Además, tratar una lección como una guía más para facilitar una discusión grupal permite que los que se encuentran en la sala se enseñen entre sí. La lección actúa entonces como una forma de mantener el tema mientras el grupo rebota experiencias e ideas el uno del otro. Lo más importante, una lección debe ser preparada con un corazón de oración. Debemos enseñar con la intención de que nuestro Padre Celestial tenga una lección para compartir y somos su portavoz. Con una oración en nuestros corazones y en nuestro Padre Celestial en mente, Su mensaje será enseñado para que todos escuchen y se sientan comprendidos.


Ya sea que haya sido miembro toda su vida o sea un converso, ya sea que sea menos activo o perfecto en la actividad de su iglesia, por favor hable en la iglesia sobre sus imperfecciones y debilidades, sobre sus flaquezas y sobre su verdad. Hay personas que necesitan saberlo. Hay personas que necesitan encontrar a alguien con quien relacionarse. Si solo hablamos de nuestros éxitos y nuestra perfección, ¿cómo puede alguien estar a la altura de la imagen perfecta en la sala? Esto podría marcar la diferencia entre alguien que elige venir a la iglesia y alguien que elige no hacerlo.

El élder Jeffrey R. Holland declaró en una charla fogonera que "la Iglesia no es un monasterio para el aislamiento de personas perfectas". Es más como un hospital provisto para aquellos que desean mejorar ". Si siempre hablamos de las experiencias en el Evangelio con gafas de color rosa, ¿realmente compartimos la verdad de nuestra experiencia o compartimos lo que queremos que otros puedan oir?



Jimmy Birman vive en Hyde Park, Utah, con su esposa y cuatro hijos. Él y su esposa han estado casados por 20 años. Él trabaja como director ejecutivo en educación superior.

Fuente: ldsliving





"Es difícil relacionarme con los miembros de la Iglesia": Pensamientos honestos de un converso sobre cómo hacer que nuestros barrios sean más inclusivos "Es difícil relacionarme con los miembros de la Iglesia": Pensamientos honestos de un converso sobre cómo hacer que nuestros barrios sean más inclusivos Reviewed by camila nicole meza on 11:03:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.